Gamesa y Siemens se fusionarán para crear un proyecto de energía eólica

Este proyecto de turbinas eólicas para crear energía renovable, buscará ser líder mundial en esta materia. Foto Pixabay.

El conglomerado industrial alemán Siemens y el fabricante de aerogeneradores Gamesa, se fusionarán para crear un proyecto de turbinas eólicas que buscará ser líder mundial en esta materia, especialmente en países como India, México y Brasil.

Ahora bien, la energía eólica es un tipo de energía renovable cuya fuente es la fuerza del viento. La forma típica de aprovechar esta energía es a través de la utilización de aerogeneradores o turbinas de viento. Para obtener la electricidad, los movimientos de las aspas accionan a un generador que convierte la energía mecánica de la rotación, en energía eléctrica. La electricidad puede almacenarse en baterías o ser vertida directamente a la red.

Según el presidente ejecutivo de Gamesa, Ignacio Martín, este acuerdo consiste en juntar fuerzas entre una compañía alemana y una compañía española con una lógica industrial, con el fin de compartir fortalezas y reducir los riesgos que se puedan presentar dentro del proyecto.

Ambas empresas buscan reforzar el sector eólico marítimo. Para ello, combinarán sus activos, que también contempla el pago de 1.000 millones de euros en efectivo a los accionistas de Gamesa, y Siemens tendrá un 59 % del nuevo grupo, quedando como segundo accionista de referencia la española Iberdrola, con alrededor del 8%.

Este proyecto fue anunciado en el segundo semestre del 2016, pero en este primer trimestre del 2017, los grupos comprometidos han estado adelantando los estudios previos y los permisos para la aprobación. Siemens y Gamesa persiguen controlar sus costos para seguir siendo competitivas y crecer de forma macro en el mercado de energías renovables.

El grupo fusionado arrebatará a la danesa Vestas el podio mundial por cuota de mercado. Otras empresas señeras del sector son General Electric, las alemanas Enercon y Nordex, y un nutrido grupo de empresas chinas.

Aún se está a la espera de la aprobación por parte de la Comisión Europea, que será entregada a finales del mes de marzo, pero que estará sujeta a que la iniciativa no cause problemas con la competencia.

Las sinergias de la fusión alcanzarán los 230 millones de euros en términos de EBIT (resultado operativo) cuatro años después del cierre de la operación.