MyDot, un dispositivo que traduce textos digitales al sistema braille

Un grupo de mexicanos del Centro de Tecnología e Innovación (CTIN) han creado un dispositivo que permite traducir textos digitales a un sistema braille, para que las personas con discapacidad visual puedan leer por medio de sus manos.  

El proyecto ha sido denominado MyDot, único en México y América Latina, el cual tiene como propósito la interacción e inclusión social de estas personas, con fines de ser un medio educativo y de esparcimiento.

“MyDot es un equipo portable con un diseño ergonómico, similar a una tableta electrónica. En la parte inferior de la superficie tendrá tres botones, los cuales permitirán seleccionar las funciones de inicio, avanzar o regresar, y al lado derecho cuatro más que servirán como índice del listado de los títulos que se presentan para ser seleccionados. En un costado tendrá botones que marcarán el nivel de la batería y una entrada para la tarjeta de memoria SD (Secure Digital), que albergará el contenido que traducirá a lectura braille”. Aseguró señaló Joaquín Casanova, líder del proyecto.

El equipo que desarrolló el MyDot está conformado por Joaquín Casanova, Abelardo Bautista, Itzael Jiménez, Alan García, Diana Meza, Andrea Miranda y Rolando Chávez, quienes presentaron este proyecto en la Aldea Digital, llevada a cabo en el zócalo de la Ciudad de México.

“Durante seis meses se ha trabajado jornadas intensas para poner en funcionamiento esta iniciativa, que desde su concepción tiene como fin  favorecer a las personas con discapacidad visual y de escasos recursos. La idea es realizar un equipo económico de fácil acceso a comparación de los demás aparatos que comercializan otros países, que son más costos y de poco acceso” acotó Joaquín Casanova, líder del proyecto.

Actualmente, este equipo está trabajando para su fabricación a través de mecanismos de incubación de empresas con apoyo de Startup México (SUM) a través de fondos económicos, asesorías, planeación y promoción por medio del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) y del Registro Nacional de Instituciones y Empresas Científicas y Tecnológicas (Reniecyt). Asimismo, están trabajando de la mano con la Fundación México Estados Unidos (Fumec) para obtener los derechos de autor y la patente.

Ahora bien, a  pesar del apoyo que reciben del CTIN estos jóvenes por ser los dueños de este proyecto les incitan a formalizarlo a través de diversos canales. “Una de las ventajas que da el Centro es que no se apropia de los proyectos, por lo tanto lo podemos registrar y explotar” puntualizaron.